013: Lo que he aprendido sobre seguir una pasión

013: LO QUE HE APRENDIDO SOBRE SEGUIR UNA PASIÓN, EN MI VIAJE CAMINANDO DE TOLEDO A ÁVILA

Me encanta caminar. Es una de mis pasiones. Además he tenido la fortuna de poder unir esta pasión a la de escribir. Andar por la naturaleza, además de ayudar a introducirme en la historia de la novela, me inspira, me despeja la mente y me da fortaleza para seguir con el trabajo. Es decir, caminar me refuerza física y psicológicamente.

Recientemete he estado caminando entre Toledo y Ávila. Ha sido una experiencia extraordinaria. He conocido lugares y poblaciones increíbles, y he podido hablar con gente muy amable. Además esta larga caminata me ha ayudado a reflexionar sobre lo que significa seguir una pasión en la vida….

IMG_20160720_122908

 

Y es que seguir una pasión no es siempre sencillo. (Caminar por la naturaleza puede ser equivalente con seguir nuestro anhelo)

– Seguir una pasión conlleva esfuerzo y mucho. Requiere determinación, perseverancia, a veces sufrimiento, e incluso dolor. Aplicando el símil de la caminata, seguir una pasión significa levantarse muy temprano, andar bajo el sol, subir puertos duros…

– Se vive en incertidumbre sin saber lo que te puede acontecer al día siguiente. De hecho, seguir una pasión muchas veces no es confortable, porque uno es llevado al límite de sus fuerzas. (En el caminar simbólico esto significa vivir con pocas cosas, dormir donde puedes, superar los momentos de querer abandonar…)

– Además, seguir una pasión no es ponerse a hacer lo que uno quiera en cada momento. Por el contrario, se necesita planificación, audacia, adaptación a la situación, escuchar a tu cuerpo y a tu voz interna, aceptar los regalos de la vida. Es decir, se necesita un cierto equilibrio dentro de la aventura que se vives.

IMG_20160722_115134

Y uno se puede preguntar para qué intentar seguir una pasión si requiere todo ese esfuerzo. ¿No sería mejor quedarse en un sitio cómodo y confortable sin arriesgarse a nada? La respuesta es que no. 

En primer lugar porque cuando uno sigue su pasión desprende felicidad y alegría por vivir. Tiene una motivación interna de seguir el camino que su alma le marca.

En segundo lugar, porque al vivir en cierta incertidumbre te obliga a estar más despierto y a dar todo de ti. En el fondo te estás honrando a ti y a la vida.

Y lo más importante es que te encuentras contigo, y por ende con Dios. Se dice que Abraham caminaba con Dios. Y yo caminando entre montañas y caminos de piedra me encontraba con Dios todo el tiempo. De hecho, en ningún momento me he sentido solo. Y es que cuando uno sigue su pasión vital, su anhelo del alma, en el fondo, sin darse cuenta, se acerca a Dios.

Este mes de octubre comienza el curso sobre “La Llamada”. Es un curso gratuito online que cubrirá los aspectos más profundos de la novela. Apúntate aquí al curso: INSCRÍBETE AL CURSO DE “LA LLAMADA”

Ahora me gustaría preguntarte si hay alguna pasión que tienes latente en la vida pero que aún no te has atrevido a llevar a cabo. ¿Hay algo que tu alma anhela profundamente y que aún no te has atrevido a realizar? Aquí estamos para ayudarte a dar un primer paso. Ojalá puedas llevarlo a cabo.

¿Te ha gustado el artículo? Por favor, comparte el artículo si te ha gustado.

Para realizar la novela La Llamada también me recorrí caminando 400 km entre Teruel y Toledo. Fue una experiencia extraordinaria. Si quieres saber de las aventuras del personaje principal en el siglo XIII y su peregrinaje, aquí puedes comprar la novela.

COMPRA AQUÍ LA NOVELA

 

Deja tu comentario