014: Recupera ahora el poder que le has dado a los demás.

014: RECUPERA AHORA EL PODER QUE HAS DADO A LOS DEMÁS SOBRE TU VIDA.

Cuando somos pequeños buscamos orientación y consejo, y en muchas ocasiones comenzamos a imitar a nuestros padres, profesores o amigos. Tomamos su ejemplo y les hacemos caso a pies juntillas, creyendo que esa es la forma correcta de actuar. De este modo dejamos que otros influyan en nosotros de tal modo, que en realidad son ellos los que toman las decisiones sobre nuestra vida.

Pero a medida que vamos creciendo y madurando, el proceso educativo nos debería enseñar a encontrar nuestro modo auténtico, real de vivir la vida. Desafortunadamente ese paso hacia nuestra individualidad verdadera no siempre se produce. La consecuencia es que, incluso en época adulta, seguimos permitiendo que otros determinen nuestra vida. Es decir, no hemos sido capaces de recuperar un poder que en época infantil dimos a figuras de autoridad. En la mayoria de los casos lo que hacemos es cambiar una figura de autoridad por otra.

Pero hay una cosa que es necesario darse cuenta:

1 – Que nuestra experiencia es única. Esto significa que las lecciones que debemos aprender de la vida son exclusivas para nosotros y por tanto, la solución siempre está en nosotros. Los consejos y orientaciones de los demás son simplemente eso, orientaciones, pero nunca órdenes o determinaciones vitales.

2 – Que en el fondo sabemos cual es la respuesta adecuada para nuestra vida. Buscar una solución fuera significa que en el fondo no confiamos plenamente en nuestra capacidad.

3- Y esto es muy importante. Al dar el poder a otros, estamos entregando la capacidad de determinar nuestra vida. Porque o bien determinamos nuestra vida u otros la determinan por nosotros.

Recupera tu poder personal

Y, ¿porqué seguimos dando el poder a otros sobre nuestra vida? Los motivos pueden ser diversos:

1 – Obtener aceptación de nuestra comunidad.

2 – Para que nos quieran.

3 – Miedo a ser individuos plenos y libres.

4 – No ser capaces de hacernos responsables.

Te voy a a contar una experiencia cuando estaba en el colegio.

Me encantaba jugar al fúbol y me lo pasaba genial. Jugaba bastante bien de delantero en el equipo del colegio. Pero en casa oía a mi padre decir lo bueno que era jugar baloncesto. Así que dejé el equipo de futbol y me apunté al equipo baloncesto. No me gustaba, sufría jugando y no era bueno. Incluso cuando estaba entrenando al baloncesto, veía a los otros chicos jugar al futbol y quería estar con ellos. Al año siguiente me quité del equipo de baloncesto pero había perdido habilidad al fútbol y ya no entré en el equipo. Es decir, por intentar agradar a otros, en este caso a mi padre, dejé de hacer lo que realmente amaba en el colegio.

De igual manera dejamos de hacer lo que realmente amamos por intentar agradar a otros o por hacer aquello que supuestamente debemos hacer.

ENCUENTRATU PROPÓSITO

Y ¿cómo recuperar el poder que hemos permitido que otros tengan sobre nuestra vida?. No es una tarea fácil. Pero aquí te dejo unos pequeños pasos:

1 – Crear nuestro espacio personal físico, por muy pequeño que sea, donde podamos ir siempre a meditar y a encontrarnos con nosotros. Es decir, empezar a retomar nuestra capacidad de decisión a partir de un espacio íntimo personal.

2 – Preguntarnos: ¿Qué es lo que la vida espera de mi? ¿Acaso espera que entregue mi capacidad de decisión a los demás para que determinen mi vida? ¿O quiere que viva de forma plena y creativa poniendo en el mundo mis capacidades y determinándome?

3 – Iniciar una disciplina de observación. ¿Qué decisiones de nuestra vida se alejan de nosotros? ¿Qué cosas en realidad no queremos hacer pero las hacemos porque le hemos dado el poder a los demás? De este modo identificamos cual es nuestro verdadero querer.

4 – Observar la razón verdadera por la que permitimos que otros tomen decisiones por nosotros (quizás buscar aceptación, que nos quieran, por miedo al abandono…)

5 – Darnos cuenta que eso que buscamos fuera (y por lo que entregamos nuestro poder), en realidad está dentro de nosotros. Es decir, pasar de buscar que nos acepten, a aceptarnos (y así recuperamos el poder de determinar nuestra vida de forma plena).

Este mes de Abril vuelve a comenzar el curso de La Llamada. Aquí te puedes apuntar: INSCRÍBETE AL CURSO DE “LA LLAMADA”

¿Qué te ha parecido el artículo? Si te ha gustado por favor compártelo en las redes sociales o envíaselo a alguien por email. O mándame un correo diciendo que te ha parecido a info@lallamada.org

En la novela “La Llamada” el protagonista pasa por este camino hasta la propia individualización y luego el encuentro con lo universal. Si quieres puedes comprar la novela para ver cómo fue su ejemplo arquetípico en una historia del s.XIII. COMPRA AQUÍ LA NOVELA

 

Deja tu comentario