016: Cinco situaciones que te hacen sentir orgulloso en la vida

016: CINCO SITUACIONES QUE TE HACEN SENTIR ORGULLOSO EN LA VIDA

¿Cuándo fue la última vez que te sentiste orgulloso en la vida? ¿Cuándo fue la última vez que llegaste a casa y dijiste: “Realmente ha merecido la pena”? Ojalá haya sido hace muy poco. Es una sensación genial saber que lo que haces tiene valor. Te felicito por esos momentos sublimes de tu vida.

Una de las cosas de las que más orgulloso me sentí fue realizar el Camino de Santiago desde Jaca. El primer día me perdí y casi abandono. Luego superé muchos momentos duros y después de 1.000 kilómetros llegué a Santiago. Nunca me había planteado que podía caminar tanto tiempo seguido. Gracias a superar ese límite físico y mental, luego he podido superar otros retos en la vida.

Y es que quizás, antes de actuar o iniciar algún proyecto de cualquier tipo, sería conveniente preguntarse: ¿Esto que voy a hacer me va hacer sentirme orgulloso? Es decir, el ejercicio consiste en ir hacia el futuro y observar nuestra posible acción del presente. Ahí podremos ver si realmente merece la pena iniciar lo que nos estamos planteando y las posibles consecuencias. Si somos honestos, vamos a recibir una respuesta clara y nítida.

 

Situaciones que te hacen sentir orgulloso

Recordando diferentes conversaciones y pensando en los momentos donde me he sentido orgulloso, he podido identificar cinco situaciones genéricas que te pueden dar una pista sobre si actuar o no en este momento.

Cinco situaciones que te permiten sentirte orgulloso de ti.

1 – Cuando pones el corazón en lo que haces. Es decir, cuando no piensas en el beneficio, en lo que vas a obtener, en la fama… En este caso la motivación real sería hacer algo verdadero, profundo, propio. Algo que está más allá de la gratificación del ego.

2 – Cuando te respetas a ti mismo. Hacer lo correcto muchas veces es lo más difícil. Y si a pesar de las dificultades, las presiones, el precio que haya que pagar, haces lo correcto, te estas respetando y te honras. Uno sabe al final del día si ha sido fiel a sus principios. Ten en cuenta que las tentaciones que te quieren sacar del camino, que buscan la satisfacción a corto plazo siempre van a estar ahí. Son parte de la vida. Pero nuestra capacidad de decir que no y no dejarte arrastrar es una fuente de orgullo.

3 – Cuando superas tus límites. Existen influencias del colectivo en el que vivimos sobre lo que somos capaces de hacer o no. Muchas veces la familia, la comunidad, los amigos nos dicen que es imposible que hagamos algo, porque nadie lo ha hecho o porque creen que no vamos a ser capaces. Estas ideas al final se traducen en pensamientos propios negativos. Pero ser capaz de batir a la estadística, de probarnos y de superar nuestros límites, por muy difícil que sea, es fruto de una extraordinaria satisfacción.

Este mes de octubre comienza el curso sobre “La Llamada”. Es un curso gratuito online que cubrirá los aspectos más profundos de la novela. Apúntate aquí al curso: INSCRÍBETE AL CURSO DE “LA LLAMADA”

4 – Cuando terminamos un proyecto. ¿Cuantas ideas finalmente se llevan a cabo en el mundo? Terminar un proyecto de principio a fin, caerse y levantarse constantemente, intentar mejorar, servir a los demás gracias a esa idea, es una fuente de orgullo. Cualquiera que ha tenido una idea y la ha llevado a cabo sabe lo difícil que es. Recuerda que al acabar un proyecto te has convertido en un instrumento que transforma la energía desde el mundo de las ideas al mundo físico.

5 – Cuando se está al cien por cien implicado y comprometido en una causa. Un jefe mío me comentaba que estar al 90% dedicado a algo es como estar al 70%. Es decir, estás en tu puesto, cumples con tu trabajo, con tu obligación, sacas el trabajo adelante… Pero también me dijo que lo que realmente marca la diferencia es pasar del 90% al 100%. Ese grado extra de implicación, de enfoque, de concentración, de hacer lo extraordinario en tu circunstancia ordinaria, es lo que permite que se salga a la luz la genialidad y que circunstancias inesperadas te vengan a ayudar.

¿En qué situación vital te has sentido orgullos de ti? ¿Te atreverías a contarlo? Quizás puedas ser una fuente de inspiración para otras personas y no lo sabes. Deja tu comentario abajo si lo deseas registrándote con tu cuenta de Facebook.

¿Qué te ha parecido el artículo? Espero que te haya gustado y si ha sido asi, favor compártelo con tus amigos. Gracias

 

Deja tu comentario