017: Los extraordinarios beneficios de entregarse al cien por cien

017: LOS EXTRAORDINARIOS BENEFICIOS DE ENTREGARSE AL CIEN POR CIEN A LO QUE HAGAS.

Un jefe mío me comentó que estar al noventa por ciento implicado en algo es como estar al setenta. Cumples con lo que se supone que tienes que hacer, no faltas a tu horario, haces lo que te dicen… Es decir, eres un buen trabajador. Pero añadió que lo que realmente marca la diferencia en la vida es pasar del noventa por ciento al cien por cien: Ese grado de entrega extra produce un salto de calidad extraordinario. Y da igual si aplicamos esta idea a una relación, a nuestro desarrollo espiritual, a un proyecto concreto, a una empresa, a la práctica de un deporte…

Como sabéis los que me seguís desde hace tiempo, me encanta nadar. Y aunque no tengo TV en casa, me gusta seguir las carreras de natación online. En concreto he seguido la carrera profesional de la nadadora Mireia Belmonte y ha llegado a ser campeona olímpica por entregarse al cien por cien en sus entrenamiento. En el enlace de abajo podéis ver la carrera donde ganó la medalla de bronce. Los últimos metros de la carrera decide no respirar. Eso le hizo ganar la medalla por apenas unas centésimas. Cuando en la entrevista le preguntaron, ella dijo que lo había entrenado. Aquí os dejo el enlace de la carrera (la parte final está a partir del minuto 4.10)

http://www.rtve.es/alacarta/videos/programa/rio-2016-natacion-mireia-belmonte-logra-bronce/3685818/

el-extraordinario-beneficio-de-entregarse-al-cien-por-cien

 

Y es que entregarse al cien por cien en lo que haces tiene extraordinarios beneficios.

1 – Te hace feliz. Y esto es lo más importante. Personalmente cuando me he entregado al cien por cien en la vida, en los trabajos, en los proyectos, en las relaciones, la mejor consecuencia es que he sido feliz. Mucho más de cuando he estado a medio gas.

2 – Permites que ocurran cosas extraordinarias. Hay una ley no escrita, pero que he observado en mi y en otras personas cuando se entregaban al cien por cien. Y es que, de repente, en la vida de la persona ocurre algo extraordinario completamente inesperado. Es como que se abre la puerta a que ocurran pequeños o grandes milagros.

3 – Das una señal a la vida y a los demás de que vas en serio. Muchas veces las cosas no salen en la vida porque las personas, antes de confiar en ti, quieren ver si vas verdaderamente en serio. Por eso te ponen a prueba. Pero en el momento en que te implicas al cien por cien despejas las dudas. Entonces te haces alguien confiable. Y ganarte el derecho a que los demás confien en ti es el principio del éxito de cualquier cosa que hagas.

Este mes de octubre comienza el curso sobre “La Llamada”. Es un curso gratuito online que cubrirá los aspectos más profundos de la novela. Apúntate aquí al curso: INSCRÍBETE AL CURSO DE “LA LLAMADA”

4 – Recibes ayuda. Si fueras un profesor, un jefe con el tiempo limitado, un guía, ¿no ayudarías antes a alguien completamente comprometido con lo que hace y que pone todo de su parte, que a alguien que no lo hace?

5 – No te quejas, ni pones excusas, ni criticas.  Entre otras cosas porque no tienes tiempo para ello. Estás tan centrado en resolver las dificultades que se te van presentando, que no tienes tiempo para la queja. Es decir, en lugar de poner excusas, analizas la situación y buscas soluciones.

6 – Estas presente. Las personas que han alcanzado grandes logros han sido porque han estado concentradas en lo que hacen al cien por cien. Y al entregarte al cien por cien entras en un estado donde fluyes con la vida: recibes información, estás atento a las señales, puedes trabajar o rehacer tu proyecto si lo necesitas, te anticipas…

7 – Se relativiza el éxito y el fracaso. La entrega plena a cualquier cosa que hagas ya es un éxito. Es un éxito porque has conseguido vencer a las distracciones, has sido capaz de dar el cien por cien de ti mismo, has entrado en un estado de enfoque extraordinario…Esto significa que lo que los demás ven como éxito o fracaso se relativiza totalmente.

¿Puedes recordar algún momento de tu vida dónde te has entregado al cien por cien? ¿Qué diferencia hay con otros momentos donde simplemente te has dejado llevar?

¿Qué te ha parecido el artículo? Espero que te haya gustado y si ha sido asi, favor compártelo con tus amigos, o deja un comentario abajo con tu perfil de Facebook.

 

Deja tu comentario