027: O te disciplinas tú o la vida te disciplina…mejor hacerlo tu

027: O TE DISCIPLINAS TÚ, O LA VIDA TE DISCIPLINA…, ASÍ QUE MEJOR HAZLO TÚ.

Dick Campbell, un agente de una compañía financiera de Estados Unidos, tocó fondo en su vida. En ese momento se preguntó el porqué de su situación. Se dio cuenta que era su falta de disciplina la causante, y llegó a la siguiente conclusión: “En esta vida o te disciplinas tú, o la vida te disciplina…así que mejor hazlo tú”.
La disciplina se puede desarrollar y además podemos aprender de otras personas que han hecho de la disciplina un gran alíado para tener una vida plena y feliz.
 
Por ejemplo, Benjamín Franklin comenta en su autobiografía que se disciplinó para adquirir 13 cualidades que creía necesarias en su vida. Estas cualidades son: Templanza, silencio, orden, resolución, frugalidad, trabajo, sinceridad, justicia, moderación, limpieza, serenidad, castidad y humildad. Cada semana se enfocaba en una de ellas y llevaba un registro de las veces que había cumplido con cada cualidad. Al terminar las 13 semanas volvía a la primera cualidad. Este método fue el pilar de su vida, que le llevó a ser unos de los Padres Fundadores de Estados Unidos, además de inventor, científico, editor, carpintero, vendedor de éxito, politico…
 
Michael Hyatt, un exitoso editor estadounidense, ha comentado varias veces en su blog que establece reuniones diarias consigo mismo para enfocarse. Así, por ejemplo, cuando quiere trabajar en un proyecto se mete en su despacho, apaga todos los télefonos, se desconecta de las redes sociales y se enfoca en su trabajo creativo. Su blog es uno de los más seguidos de Estados Unidos.
 
Es clave llevar un registro del grado de cumplimiento con nuestros propios compromisos. Un método que utilizo es el siguiente:
 
1. Una vez al trimestre fijo tres objetivos que quiero cumplir en ese período (uno a nivel físico, uno a nivel de trabajo y otro a nivel espiritual).
2. Un día a la semana planifico los siguientes siete días teniendo en cuenta esos tres objetivos principales. Así asigno bloques de trabajo y de enfoque a cada tarea diariamente.
3. Al final de la semana y del trimestre reviso el grado de cumplimiento de los objetivos.
 
Este método me ha ayudado a completar muchos proyectos. Por ejemplo, traducir la novela al inglés, hacer firmas de libros, conferencias o seminarios casi todas las semanas, hacer el curso online de “La Llamada”, mandar esta newsletter dos veces al mes, publicar un e-book con 7 meditaciones (meditaciones), leer un libro por semana, caminar y meditar todos los días, irme a la playa (es importante también planificar el tiempo de descanso y de diversión).
Esto es lo que me digo: “El principal compromiso es conmigo mismo, lo cual se traduce en un compromiso con los demás. En este trabajo de enfoque creativo está mi felicidad.”
 
¿Y qué ocurre si no te disciplinas?
 
1 – Permites que otros te disciplinen. De este modo otros fijan tus horarios, lo que se traduce en darles poder sobre ti y permitirles que determinen tu vida. Es decir, entregas tu libertad sobre tu tiempo a otros.
 
2 – Tus horarios son erráticos. Conozco personas que que un día se levantan a la una de la tarde, otro día a las tres, otro no duermen, a veces se quedan hasta altas horas de la madrugada despiertos. Es decir, sus horarios son un caos y el grado de cumplimiento de sus compromisos casi nulo.
 
3 – La capacidad para poner tus talentos en el mundo disminuye de forma considerable. La energía creativa necesita de un ciclo de trabajo y descanso. Es decir, se necesita acostumbrar a nuestra psique a un proceso cíclico. Cuando te permites ese proceso cíclico, facilitas que tu psique se conecte con el mundo creativo.
¿Qué grado de disciplina y de compromiso tienes contigo? ¿En que faceta te gustaría mejorar? ¿A qué te vas a comprometer los próximos meses?¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Te ha gustado? Si es así, por favor compártelo con tus amistades.


Aquí puedes comprar el e-book: 7 días, 7 meditaciones, pensado para ayudarte en tu desarrollo y fortalecimiento emocional

COMPRA AQUÍ EL E-BOOK

 
 
 

Deja tu comentario