036: Las cuatro formas de desarrollar la intuición

036: CUATRO FORMAS DE DESARROLLAR LA INTUICIÓN

Nadie puede engañar a nadie. Nadie puede mentir ni ocultar sus emociones, sentimientos o intenciones. La razón es que cualquier pensamiento, emoción o intención queda registrado en nuestro vehículo psicológico (aquel que contiene el alma, las emociones y los pensamientos). Por lo tanto, si somos capaces, a través de nuestra intuición, de conectarnos con el vehículo psicológico de la otra persona, la realidad de una situación se nos revela, independientemente de lo que diga, haga o disimule el otro. Nadie puede ocultar la verdad.

Todos tenemos la capacidad de desarrollar nuestra intuición, pero para ello es necesario crear un espacio de silencio y después estar preparados para escuchar la verdad. Es como sintonizar una radio para alcanzar una alta frecuencia. 

A continuación puedes ver cuatro maneras de desarrollar tu intuición:

1. Realiza un ejercicio de respiración diez minutos al día. Simplemente siéntate a escuchar tu respiracióNotificationn todos los días durante diez minutos, en el mismo lugar, a la misma hora. A medida que vas haciendo este ejercicio te vas conectando con la parte inconsciente de tu vehículo psicológico. Este ejercicio hace que sueñes más, y a través de los sueños se te podrá revelar la verdad de una situación.

Aquí tienes un ejemplo: Antes de dejar mi trabajo en Londres, soñé que estaba en una jaula dorada. Yo era un ave encerrada y no podía salir. Me estaba muriendo en aquella jaula pero me daba miedo volar y chocarme con los barrotes. Finalmente decidí arriesgarme, comencé a volar, y me vi fuera de la jaula. Cuando miré hacia atrás, la jaula había desaparecido; no existía. Eran mis miedos, que estaban representados por los barrotes de la jaula, los que no me permitían dejar mi trabajo. Después del sueño pude comprender mi situación verdadera y finalmente abandoné un empleo que ya no era para mí. (Este sueño lo incluí en el libro de “La Llamada”)

 

 

2. Cuando estés en una conversación con alguien, pregúntate, ¿qué es lo que verdaderamente me está queriendo decir esta persona? A medida que desarrollamos la intuición podemos captar señales más sutiles sobre lo que realmente nos dice la otra persona. Muchas veces, en una conversación, se evita el lenguaje literal para evitar hacer daño. De este modo se utilizan formas lingüísticas menos “crudas” para expresar la verdad. En otras ocasiones alguien que no quiere ser descubierto, por miedo utiliza una construcción retórica para no revelar la verdad.

Entonces cuando estemos hablando con alguien, nos podemos preguntar ¿qué es lo que realmente me quiere decir?  ¿Se está excusando por no poder hacer algo? ¿Me está prometiendo algo que no va a poder cumplir? De esta forma podemos gestionar nuestras expectativas mejor. Por ejemplo, cuando estoy en una firma de libros, en lugar de decir que no van a comprar el libro, en ocasiones me preguntan: ¿vas a estar aquí todo el día? Con educación le respondo que sí, y que si quiere, con mucho gusto se lo firmo si vuelve, sabiendo que es muy poco probable que lo haga.

3. Escribe una pregunta en un papel y luego escribe la respuesta sin juzgarla. Pero antes te recomiendo que pronuncies las siguientes palabras: “Me alineo con la voluntad divina. Quiero conocer la verdad sea lo que sea. Renuncio a mis intereses personales en la respuesta. En el nombre de Dios quiero saber”. Esta forma de obtener orientación está explicada en un libro que me encanta que se llama “Hágase la luz” de Barbara Brennan. Hágase la luz – Barbara Brennan

4. Crea un sistema personal para saber si algo es verdadero o falso. Este sistema puede ser visual, simbólico o físico. Por ejemplo puedes asignar valor de verdadero a un cuadrado y valor de falso a un círculo. Entonces cuando alguien habla contigo permite que te llegue a la mente uno de los dos objetos, intentando no interferir. Poco a poco puedes ir comprobando si te funciona hasta que des con aquel método válido para ti. David Hawkins desarrolló un método kinesiológico para discernir la verdad de la mentira pulsando en el brazo de una persona y calibró la mayor parte de las emociones humanas en una escala de cero a mil. En este libro puedes ver su método: El ojo del Yo, del que nada está oculto – David Hawkins
 
 ¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Tienes algún método personal para discernir entre la verdad y la mentira? ¿Has tenido algún sueño premonitorio? ¿Te gustaría comentarlo abajo?
 
  
Aquí puedes comprar el e-book: 7 días, 7 meditaciones, pensado para ayudarte en tu desarrollo y fortalecimiento emocional.

COMPRA AQUÍ EL E-BOOK

 
 
 

Deja tu comentario