Entrevista a los personajes de La Llamada

ENTREVISTA A LOS PROTAGONISTAS DE “LA LLAMADA”

Tenemos con nosotros a Prisciliano, Ariadna y Lorenzo. Es un placer que estéis con nosotros.
 
– Prisciliano, tu eres el guía de Lorenzo y Ariadna. ¿Qué nos puedes contar de su desarrollo personal?
 
– Con Lorenzo llevo muchas vidas trabajando. Su última vida, la que se narra en “La Llamada” es el final de un ciclo vital. Esa vida fue muy importante para él, ya que si la superaba comenzaba una nueva etapa en su camino hacia la auto-realización. En cuanto a Ariadna, ella tiene su propia guía, aunque indirectamente la superviso. Se porta muy bien (risas).
 
– ¿Qué es lo que más te ha costado trabajar con Lorenzo?
 
– Su obstinación. A veces le mandaba mensajes claros y el se obstinaba en no hacerme caso. En pocas ocasiones he guíado a personas tan obstinadas.
 
– Ariadna, ¿cómo fue tu adaptación a la vida con Lorenzo?
 
– Fue difícil la convivencia con él. Yo venía de vivir en un convento donde el camino espiritual es más sencillo. Pero en la ciudad, viviendo con él, las fuerzas a las que nos tuvimos que enfrentar fueron mucho más grandes. Especialmente me encontraba muy estresada por los ataques psíquicos que recibía. Como no podían con él, me los hacían a mi.
 
– (Ángeles Jimenez) Lorenzo, ¿en algún momento tuviste las ganas de dejar tu búsqueda y volver al lugar donde naciste?
 
– Solamente en las primeras etapas de mi camino, especialmente cuando me perdí en el bosque. Era muy joven y echaba mucho de menos a mi madre. Luego me di cuenta que mi destino era r a Toledo y ya no me planteé nada. No podría volver porque no sabría lo que hacer en Teruel. Estaría vacio por dentro.
 
 
– (Flor de Love) Lorenzo, ¿crees que si te hubieras quedado a la sombra de tu padre hubieras encontrado la escuela del alma y por ende a Dios?
 
– Probablemente no. La escuela del alma destinada para mi estaba en Toledo. La escuela estaba esperando a mi acto de valentía para que yo llegara a ella. A Dios obviamente lo hubiera encontrado en cualquier sitio, porque Dios es inmanente y transcendente a toda la creación.
 
– (Flor de Love) Ariadna, la forma de morir de Lorenzo, ¿no te lleva a pensar en él como en nuevo Mesias?
 
– El rol del Mesías es único. El Mesías es aquel hombre encarnado más desarrollado en la Tierra en un momento concreto. No se si Lorenzo llegó a ocupar ese rol durante la última fase de su vida, pero si que seguró alcanzó un estado de iluminación.
 
– (Prisciliano). Lorenzo no fue el Mesías. Había alguien más avanzado espiritualmente que él en el siglo XIII. Pero si que llegó a un estado elevado de iluminación. Quizás en una vida futura pueda ser el ser humano encarnado más elevado del Planeta.
 
(César López) ¿Qué retos, como sería y como afrontaría la vida Lorenzo en una situaciòn como la actual, viviendo en Madrid o Toledo en el 2017?
 
– (Lorenzo) El camino del héroe es similar, lo único que cambia es el escenario. Así en lugar de ser ganadero sería abogado, ingeniero o empresario de un importante negocio familiar. Y entraría en una escuela del alma probablemente en Nueva York, Londres o en la India. Mi peregrinaje sería diferente ya que con internet tendría que aprender a discriminar la información. Antes lo difícil era encontrar la información, ahora es discriminar entre tanta.
 
– (Marta Cuadra) Tengo dudas sobre la existencia De Dios. ¿Por qué creemos en lo que no vemos? ¿Y porque tenemos fe? ¿Es una manera de aferrarnos a algo? ¿No para no tener miedo a la muerte?
 
– (Prisciliano) ¿Y por qué creemos en lo que vemos? Lo que vemos es el vacío y una serie de electrones y protones que girando a gran velocidad (hasta donde se sabe en el siglo XXI). Creemos en nuestra interpretación de la realidad, que es una interpretación relativa. Precisamente el miedo a la muerte es el que nos hace ver la realidad de una forma destructiva. Al eliminar el miedo a la muerte, automáticamente nos lleva a interpretar la realidad de otra manera diferente. Cuando desaparece el miedo a la muerte, nos quitamos unas gafas que nos hacen percibir la realidad de una forma errónea. Es el miedo el que nos hace ver el dolor, la destrucción y demás. Al eliminar el miedo cambia nuestra interpretación.
 
– (Sarah Abraham) Me llama la atención que ciertos relatos son de una persona que ha vivido dentro de la Kabbalah?
 
– (Prisciliano) Muchas de las escuelas del alma que existían en España en la Edad Media estaban ligadas al mundo judío. Por eso no es extraño que la vida de Lorenzo y Ariadna estén ligados a esa Tradición mística.
 
– (Magdalena Illán) ¿ Qué importancia ha tenido para Lorenzo en su camino espiritual el conocimiento de su carta natal, y como le recomendó Daniel, que la memorizará por si la perdiera?. ¿Le reconfortó  en momentos dificiles en el camino , fijarse en las estrellas o los planetas?
 
– (Lorenzo) La carta astral determinaba los momentos más importantes mi vida. No me fijé mucho en las estrellas o en los planetas porque estaba concentrado en lo que pasaba en la tierra la mayor parte del tiempo. No obstante tenerla presente me ayudó a ver lo que podía ocurrir. Si que sentí que había momentos donde tenía que tomar una decisión importante que podía cambiar mi vida y esos momentos están marcados en la carta astral.
 
– (Magdalena Illán) ¿De qué manera sabe Lorenzo con certeza que con su llegada a Toledo habia terminado la primera etapa de su vida y sobretodo su viaje en horizontal? ¿ Las señales recibidas a lo largo del camino en las cuales se repetian experiencias, las tenia “asimiladas” Lorenzo?
 
– (Lorenzo): Cuando llegué a Toledo supe que había hecho lo correcto y que algo grande me esperaba. Era una certeza interna. En cuanto a las experiencias que se repetían no las había asimilado del todo. La vida me traía experiencias parecidas para que cada vez las pudiera superar.
 
– (Magdalena Illán): Lorenzo, llegas a la conclusión que tu forma de comportarse en Toledo, y en su trabajo en la taberna es reactiva ¿ está conclusión determina tu viaje en vertical, y en este caso el aprendizaje como tal?
 
– (Lorenzo): Darme cuenta de que reaccionaba a lo que los demás pedían fue muy importante para cambiar mi posicionamiento con respecto a la vida. Buscaba la aprobación de los clientes, de mi jefe Tirosh y las consecuencias de estas reacciones fueron inarmónicas. Digamos que darme cuenta de estas reacciones sentó las bases para iniciar el camino ascendente.
 
– (Jessica Marco) ¿Cómo consigues mantener la esperanza todos estos años incluso cuando por fin llegas a Toledo y tienes que esperar años trabajando en el bar?
 
– Mantuve la esperanza porque mi alma sabía que estaba haciendo lo correcto. Hubo momentos de desesperación y desolación. Pero de repente, en apenas unos pocos meses todo cambió. Pasé de trabajar en la taberna a entrar en una escuela del alma y a trabajar con los traductores de libros de conocimiento. Agarrarme a lo único que tenía, la esperanza del cambio es lo que me ayudó.
 
(Jessica Marco) Lorenzo, ¿Crees que todos podemos llegar a conectar con nuestro propio guia para que nos ayude hasta el punto de hablar directamente con él? Por otra parte, ¿Te has sentido agobiado alguna vez sabiendo que Prisciliano estaba – siempre contigo «ayudándote coger el camino correcto»?
 
– Si, todos nos podemos conectar con nuestro guía. El guía es el puente entre nuestro ego y nuestro Ser. Una vez establecida la conexión con el Ser, podemos tener contacto constante con el guía. Cuando pedimos orientación es porque nuestra alma está buscando alguna respuesta. Si no hacemos caso a la orientación que nos dan nuestros guías la presión psicológica aumenta hasta que tomamos una u otra decisión. Si no le hacemos caso, al final se apartan hasta que aprendamos la consecuencia de nuesta obstinación
 
(Jessica Marco) Ariadna, te habías planteado ser madre alguna vez? Supongo cuando decides casarte con Lorenzo en siglo XIII sería una de las misiones que se esperaban de ti pues no recuerdo que se dijera nada al respecto.
 
– Mi padre me comprometió con un noble aragonés de Huesca. Si me hubiera casado con ese hombre habría tenido muchos hijos y mi vida se habría limitado a cuidarlos. Me escapé y me metí en un convento con lo que el hecho de tener hijos pasó a un segundo plano. Mi vida estaba dedicada a Dios. Cuando me casé con Lorenzo ya era mayor para tener hijos y me dediqué a llevar la misma vida espiritual pero en la ciudad.
 

 

 

 
Aquí puedes comprar el e-book: 7 días, 7 meditaciones, pensado para ayudarte en tu desarrollo y fortalecimiento emocional.

COMPRA AQUÍ EL E-BOOK

 
 
 

Deja tu comentario