A QUIEN PERMITES QUE LE VALIDE, TAMBIÉN LE PERMITES QUE TE INVALIDE

A veces ponemos en manos de otras personas, decisiones que somos capaces de tomar nosotros.

Si seguimos haciendo esto durante un tiempo y con una persona concreta, lo que ocurre es que empezamos a permitir que esta persona nos valide. El problema es que al mismo tiempo que le permitimos que nos valide, también le permitimos que nos invalide. En otras palabras, cedemos nuestro poder personal a otro.

Tapa blanda - Tapa dura - Inglés

Deja tu comentario