SER PASIVO NO ES SER ESPIRITUAL

La espiritualidad no es pasividad. Tenemos talentos, capacidad para poner límites y energía para resolver las pruebas vitales de una forma activa. Dejar que Dios resuelva la situación significa no aceptar la responsabilidad hacia nosotros mismos.

Tampoco hay que confundir la pasividad con la espera activa, cuando decidimos esperar hasta que nueva información o una nueva oportunidad llegue a nuestra vida. 

Si te gusta el vídeo, por favor deja abajo un comentario abajo con tu perfil de Facebook.

.

Deja tu comentario