BENDICIONES OCULTAS EN LAS DESGRACIAS

Detrás de una "desgracia" hay una bendición, un aprendizaje, una llamada a cambiar la perspectiva que tenemos del mundo, una forma de madurar. Nada es una desgracia si lo vemos como una forma de mejorar.

Decía Napoleón Hill que en una desgracia se encuentra la semilla de un beneficio futuro igual o mayor que la pérdida sufrida con la desgracia. Y es que aunque a corto plazo una desgracia se ve como negativa, a largo plazo se suele ver como algo positivo. Y también ocurre lo contrario con las buenas noticias ¿Quién puede decir que conseguir un trabajo concreto, o ganar la loteria, o que ocurra una circunstancia específica no va a ser la fuente de una desgracia futura? ¿Y cuántas veces lo que parecía una desgracia se convierte en una bendición? 

Si te gusta el vídeo, por favor deja abajo un comentario abajo con tu perfil de Facebook.

.

Deja tu comentario